domingo, 21 de agosto de 2022

LA INFIDELIDAD

 

“Las parejas felizmente casadas no son más listas, más ricas o más astutas psicológicamente que otras. Pero en sus vidas cotidianas han adquirido una dinámica que impide que sus pensamientos y sentimientos negativos sobre el compañero (que existen en todas las parejas) ahoguen los positivos”.  John Gottman.

Las lecciones del psicólogo e investigador norteamericano John Gottman, sobre el amor son de gran ayuda. Desde que él y su esposa, Julie Schwartz Gottman, fundaran en la Universidad de Washington el famoso Laboratorio del amor a finales de los 70, hemos aprendido que no hay relaciones perfectas. Que Toda pareja presenta una serie de desafíos y dificultades de las que debe ser consciente para trabajar en conjunto.

La infidelidad es uno de los temas importantes en las relaciones afectivas y sin duda uno de los más delicados que suele desencadenar una inestabilidad en la relación amorosa y que frecuentemente desemboca en separación y divorcio.

Tiene graves consecuencias tanto a nivel personal como familiar, social y económico.

Pero A pesar de la profunda conmoción, muchas parejas deciden seguir en relación, lo que implica habitualmente atravesar por un proceso de cura.

Pero tanto si se separan como si siguen juntas, la labor terapéutica se ve impulsada a trabajar el duelo, debido a la pérdida que conlleva. Un duelo por lo general complicado por su intensidad y duración, así como por lo traumático de la experiencia.

Uno de los motivos más frecuentes de consulta en terapia de pareja es ¿cómo superar la infidelidad? Ya que es una situación que forma parte de los duelos como vimos en el episodio anterior, donde puede hablarse de un duelo amoroso porque hay una pérdida real que se deriva de la traición.

 En la infidelidad parecen confluir fundamentalmente dos elementos fundamentales: aquella que implica involucrarse afectivamente y otra muy distinta, en la que no hay una implicación afectiva, pero sí sexo.

Surgen alrededor del tema muchas preguntas ¿Por qué se es infiel? ¿Es inevitable? ¿Es una necesidad emocional, sexual o de otra índole? Una vez que se ha sido infiel ¿vuelve a ocurrir? ¿Se debe confesar a la pareja?

Gustar, desear, sentir algo  por otra persona que no es nuestra pareja sucede en la  vida y resistir a esa tentación, es una decisión que no siempre es la que se elige.

Ser infiel es un comportamiento que puede producirse de distintos modos y con diferente alcance.   En el contexto físico sucede, de manera presencial, pero también se puede producir a través del internet o por teléfono, celular WhatsApp.

Un gran porcentaje de hombres y mujeres practican el ‘sexting’ en sus ratos libres (intercambio de fotografías o mensajes de contenido sexual a través de dispositivos móviles).  La facilidad de la virtualidad con las nuevas tecnologías facilita las situaciones de infidelidad

Evidentemente que la fidelidad es un valor, es un compromiso de lealtad que asumimos. Ser fiel es una decisión personal invaluable. Es la capacidad, la virtud de cumplir con lo que nos prometemos y prometemos.

Quien promete acepta un gran desafío y mantiene su lealtad porque se compromete a actuar de una forma consecuente consigo mismo.

Se puede definir “ser infiel” a aquel comportamiento en el que no se respetan de manera consciente los valores, normas y compromisos que la pareja ha decidido otorgarse, ya sea de un modo explícito o implícito, y que conllevan respecto y lealtad hacia tu compañero o compañera.

A lo largo de la historia, el significado del término infidelidad ha ido cambiando. La forma de interpretar y practicar la infidelidad varía en los diferentes contextos socioculturales. Por ejemplo, en Grecia y Roma se consideraba que un hombre era infiel si tenía relaciones sexuales con una mujer casada (que no fuera su esposa), pero no lo era si lo hacía con esclavas, concubinas o prostitutas. Sin ir tan lejos, de un tiempo a esta parte, se ha puesto de moda la palabra “poliamor” tratándose de parejas que deciden tener varias relaciones emocionales simultáneas.  De esta manera el concepto de infidelidad varía según la cultura, pero también la ideología o la evolución de la persona, y por tanto cómo superar la infidelidad también será distinto. Lo importante del término infidelidad es que no olvidemos que participan dos personas, y que conviene coincidir y acordar cómo se entiende para ambas.

¿Por qué se es infiel?

La infidelidad es un comportamiento que depende de numerosos factores. Por un lado, la forma de ser de cada persona, la capacidad de controlar los deseos e impulsos propios, la autoestima, las expectativas, el grado de satisfacción, las experiencias que se han vivido a lo largo de la vida, los aprendizajes… Por otro lado, depende de las oportunidades de conocer a nuevas personas por las que se sienta atraída o atraído, el entorno social, el estilo de compromiso de la pareja, la satisfacción en la relación, las necesidades no cubiertas (sexuales o emocionales) etc.

Algunos de los motivos detrás de una infidelidad son:

- Cuando La relación está desgastada. Cuantas veces habremos escuchado “la pareja ya estaba mal, en la últimas”. Efectivamente, Cuando los deseos y las expectativas que uno tiene de su pareja no son satisfechos, es más probable que puedan aparecer esos deseos hacia otra persona. Digamos que se favorece la predisposición a conocer a alguien.

- El anhelo de pasión y amor romántico que, con el tiempo, puede disminuir en la pareja y aunque el amor continúa, podrían aparecer hacia otras personas sentimientos de deseo, enamoramiento u otras emociones que generan confusión.

- Buscar experiencias o algo que no se tiene en pareja como el afecto, la atención o el sexo.

- El aburrimiento con frecuencia se escucha en la consulta, cuando una de las partes se aburre y busca otras sensaciones, lo novedoso entusiasma.

- La aventura amorosa como una manera de recuperar viejas emociones del enamoramiento y que nos hace sentirnos de nuevo jóvenes y sobre todo deseadas o deseados.

“Ojos que no ven, corazón que no siente”. Para muchas personas lo prohibido les provoca morbo y tentación, la adrenalina de ir más allá de las normas. También es una fuente de atracción para quienes disfrutan con el riesgo y piensan que si no “les descubren” no hacen daño a nadie.

- También si hay adicción al sexo, es un problema real que conviene tratar a tiempo.

- La inseguridad o la baja autoestima, donde la persona infiel se siente en inferioridad de condiciones respecto a su pareja: menos atractiva o atractivo. La infidelidad sirve para reafirmar su valor, subir la autoestima al considerarse deseable.

- La represalia como venganza por un comportamiento de su pareja que consideran injusto, ante una sospecha o una infidelidad descubierta.

La fidelidad implica cuidados, respeto, adaptación. Si una persona no puede ser fiel, es conveniente que revise su relación de pareja y, reflexiona sobre las razones por las que estás sucediendo.

¿Es la confesión la respuesta a cómo superar la infidelidad?

Lo evidente es que una de las pérdidas fundamentales de la infidelidad es la de la confianza debido a la traición, el engaño y la mentira.

La respuesta a la pregunta de si se debe confesar o no confesar una infidelidad es simple: es una decisión de cada persona. En esta decisión se debe valorar la causa que la ha producido, las consecuencias, el grado de culpa, la respuesta que vaya a tener la pareja, etc. 

La culpa y el perdón son dos emociones que juegan un papel importante para optar a contarlo o no. Hay personas que se sienten profundamente mal consigo mismas después de una infidelidad, tanto así que la culpa, y el malestar les empuja a contarlo.

También pueden decidir contarlo como un modo de desahogo y a la vez ser conscientes de las consecuencias de los hechos, como  la oportunidad de que su pareja le   perdone, o no.

Otras personas, toman la decisión de no contarlo porque tienen la seguridad de que no volverá a ocurrir, o cuando se sabe que el daño al otro es muy grande, o porque la desconfianza que va a generar podría hacer inviable la continuación de la relación, o porque se sabe que no obtendrá el perdón y con ello vendrá la ruptura y en ocasiones el desprecio y rechazo de la pareja.

Es común en lugar de contarlo a la pareja, hablarlo con alguien cercano para pedir consejo y aliviar la confusión y el sentimiento de culpabilidad.  Cada caso es diferente, cada persona decide si lo confiesa o no. Lo importante es saber que si se confiesa una infidelidad es fundamental tener empatía y entender los sentimientos que puedan surgir (rabia, ira, rechazo o tristeza), estar atento a las necesidades de la otra persona y ser paciente y tolerante. Las heridas tardan tiempo en curarse y cómo superar la infidelidad es diferente para cada persona.

¿Cómo superar la infidelidad?

Tampoco hay una receta universal de cómo superar la infidelidad. Afrontar el engaño tiene que ver con la forma de ser de cada persona y de sus recursos emocionales.

También las circunstancias de la infidelidad determinan cómo superar la infidelidad, así como el nivel de sufrimiento que va a producir, no sólo para la persona que sufre la infidelidad, sino también para quien es infiel.

Aunque cada caso es muy diferente, hay algunos consejos que pueden ayudar en cómo superar la infidelidad, siempre entendiendo que si una pareja decide seguir adelante tras una infidelidad será necesario transitar por una etapa realmente difícil para ambas partes y que como todos los procesos llevará tiempo, paciencia.

Conocer que la pareja ha sido infiel puede ser una de las decepciones más grandes que una persona puede vivir en su vida. El dolor, la rabia, la ira, el enfado, la tristeza, la decepción e incluso la culpa son emociones que se harán presentes. En lo cognitivo, Surgen muchos pensamientos, frecuentemente obsesivos, confusión y muchas dudas.

Algunas recomendaciones ante una infidelidad:

ü  Ante todo, Reflexionar, escuchar y saber qué ha ocurrido. Por doloroso que sea conocer la verdad, el afectado tiene la opción de decidir si perdonar o no. Porque No se trata de culparse ya que eso afectará la autoestima.

ü  Es aconsejable darse  tiempo para decidir qué se desea hacer. Tras conocer una infidelidad, cualquier decisión que se tome, va a ser bajo las emociones que se sientan.

ü  -travesar  ese tiempo doloroso conlleva la importancia de  centrarte en uno mismo, cuidarse

ü  Continúa con tu rutina y ocupaciones, que mantendrán con la atención en otra cosa. Aceptando que se van a sentir emociones desagradables durante un tiempo.

ü   No es conveniente estar todo el día dando vueltas al mismo tema.

ü  Facilita superar la infidelidad el apoyarse en familiares y amigos.

ü  Buscar apoyo y asesoramiento en los profesionales de la psicología, los  expertos en pareja. Es de gran ayuda en este camino tan doloroso.

ü  Por otra parte, hay que tener presente que la vida en pareja no está hecha para todo el mundo. Cada persona tiene que elegir su camino. Tener una relación supone establecer un compromiso pactado con otra persona, y eso, como otros muchos compromisos en la vida, implica disfrutar de una serie de cosas, pero también renunciar a otras.

La base es el respeto hacia tu compañero o compañera, la firmeza en los sentimientos y la lealtad.

El tema de la infidelidad es un asunto que afecta de igual modo a mujeres y hombres.

John Gottman, uno de los mayores expertos en relaciones de pareja, nos enseñó que el pilar más importante en el amor es la comunicación. También, que mientras exista cariño y admiración mutua, cualquier crisis podrá resolverse.


CÓMO REPERCUTEN LAS HERIDAS EMOCIONALES DE LA INFANCIA EN LA ADULTEZ

Ps. Rocxana Croce P. Las bases de nuestra personalidad se desarrollan en la infancia y la niñez. Por tanto, cualquier conducta o cualquier h...