lunes, 17 de febrero de 2020

La vida más allá de la pantalla. Las redes Sociales y la ansiedad social




La tecnología no es mala, se vuelve oscura cuando le damos un mal uso. 
Carlos Santana.

Cada vez es mas frecuente recibir en la consulta a personas que manifiestan tener una baja capacidad de interacción social real, frente a una intensa actividad virtual a través de las redes sociales como el facebook, instagram, twitter por ejemplo. 

No podemos ignorar que las nuevas generaciones nacen con las tecnologías "bajo el brazo".  La comunicación social ha sufrido un cambio drástico; muchos de los encuentros se dan en el ciberespacio; el "face to face", el uso del espacio real, es  menos frecuente.


Varias de éstas personas describen tener un desenvolvimiento fluido en las redes sociales, con habilidad incluso para entablar debates, intercambiar opiniones frente a diferentes temas en diversas plataformas;  twitean temas o contenidos del momento, entran en debates picantes, intensos, controversiales.


Y ¿qué es lo que facilita ese fluido comportamiento en ellos a través de las redes?  

En principio, al no entrar en contacto real con otras personas, disminuye su  ansiedad. Además no es necesario que utilicen sus datos completos e incluso reales, pueden emplear sus iniciales, un seudónimo o nickname, quedando protegida su identidad.  

Pueden o no usar una foto de perfil porque en su lugar pueden  colocar un simbolo, una frase, o cualquier otra cosa que eligan.


Interactuar por estos medios resulta para muchos interesante, agradable, les  ayuda a aumentar su red de amigos; permite que se vayan visibilizando, se genera un cambio y con el tiempo es posible que disminuya su ansiedad social. 

Nuestra intervención cognitiva conductual demanda de nuestra parte ser cuidadosos observadores para ver desde un inicio el vínculo que entabla la persona con éstas herramientas tecnológicas, donde poco a poco y siguiendo una serie de pautas e instrucciones, se logre dar pie a fomentar futuras relaciones en vivo. 

De lo contrario, si observamos que el vínculo es de dependencia, lo descartaríamos como medio para socializar en vivo y más bien trabajaríamos para su desapego.



Ps. Rocxana Croce.



CÓMO REPERCUTEN LAS HERIDAS EMOCIONALES DE LA INFANCIA EN LA ADULTEZ

Ps. Rocxana Croce P. Las bases de nuestra personalidad se desarrollan en la infancia y la niñez. Por tanto, cualquier conducta o cualquier h...