domingo, 11 de junio de 2023

El cuarteto de la felicidad

 




"El mundo no solo depende del cristal con el que se mira, sino del neurotransmisor con el que se interpreta." Dr. José Miguel Gaona.

 

A lo largo de la historia infinidad de pensadores se dedicaron en cuerpo y alma a tratar de definir y representar la felicidad. A su tarea se han unido en las últimas décadas otro grupo de pensadores (menos románticos, por cierto); los endocrinólogos y neurocientíficos, en el estudio de la felicidad como un proceso biológico, y los ha llevado a concluir qué es exactamente lo que desata dicho sentimiento desde el punto de vista físico.
Por eso hoy queremos hablar de qué sucede en el organismo cuando la alegría efectivamente se dispara y cómo podemos nosotros “motivar” ese sentimiento.

Como ya sabemos, el cerebro es el eje central que regula el funcionamiento humano. En este órgano se generan cuatro sustancias que provocan cadenas de reacciones según los estímulos que recibimos. Puede haber dolor, enfado, resentimiento, culpa; y también, alegría, disfrute, gozo y placer. Es decir, que, así como generamos reacciones que podemos definir como negativas, también es posible crearlas en lo positivo.,


Existen cuatro químicos naturales en nuestro cuerpo que suelen ser definidos como el “cuarteto de la felicidad”; que son los neurotransmisores clave en nuestro estado anímico, y se llaman endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina.

Los estudios recientes están poniendo un gran énfasis en aprovechar estos neurotransmisores para que las personas se vuelvan a “a reconectar para que puedan asimilar mejor las situaciones desafiantes de la vida. Y es que cuando tu cerebro emite uno de estos químicos, te sientes bien.

Cada químico de la felicidad tiene un trabajo especial que hacer. Y si aprendemos a estimular estos neurotransmisores la vida fluirá mejor. Por ello, queremos explicar en este  episodio de forma breve y sencilla, las funciones de cada uno, y cómo puedes entrenarte para fortalecer estas capacidades que tienes en tu cerebro, y así, mejorar la actitud con la que te enfrentas a la vida.

Veamos los cuatro químicos que contribuyen a un estado de bienestar y felicidad:

1-La DOPAMINA: El químico de la recompensa, es la sustancia cerebral que se asocia con el enamoramiento, el bienestar y las sensaciones positivas de los logros. A su vez, es una hormona que concentra la felicidad que provoca una recompensa. La dopamina es esencial en el proceso de la motivación, las ganas, el desafío de lo nuevo.

Es la que provee energía, la alerta mental, el entusiasmo y optimismo.
Como provoca los centros cerebrales del placer, también es la que genera personas con adicciones (drogas, alcohol, tabaco, etc.), ya que regula las sensaciones placenteras.

Para tener más dopamina en tu vida recomendamos:

-       duerme bien (al menos ocho horas diarias);

-       haz ejercicio con regularidad (mínimo tres veces por semana),

-       pasa tiempo al aire libre (es fundamental que tengas contacto con la luz solar),

-       toma mucha agua,

-       celebra cada logro que alcances.

-       ríe -incluso de tus propios errores- es esencial,

-    baila, escuchar música agradable, rodéate de  personas que te hacen bien, son otras formas de estimular la dopamina.

Lo cierto es que este químico se dispara tanto cuando uno da el primer paso rumbo a un objetivo como cuando lo cumple. La mejor forma de elevar la dopamina es establecerse objetivos a corto plazo o dividir en pequeñas metas aquellos objetivos que son a más largo plazo. Y celebrar, cuando uno los cumple.

2- LA OXITOCINA, El químico del amor.  Por estar relacionada con el desarrollo de comportamientos maternales y los apegos, la oxitocina suele ser llamada como “la hormona de los vínculos emocionales” y “la hormona del abrazo”. Es la hormona de la confianza y de los lazos que se tienen con los demás, contribuyendo a la empatía. El compartir, el confiar, la entrega sincera, el abrazo, la intimidad con otros, son parte de lo que provoca.

Para segregar más oxitocina en tu vida recomendamos:

-       come chocolate amargo

-       practica la solidaridad y la empatía sincera

-       mantén pensamientos obsesivos

-       da abrazos que duren al menos 20 segundos cada uno

-       besa, haz el amor

-       acaricia a tu mascota

-       crea experiencias de valor positivo que te estimulen y te hagan crecer.

-       dar o recibir un regalo es otro ejemplo de estimular la oxitocina.

 3-LA ENDORFINA: El químico contra el dolor. Considerada como la morfina del cuerpo, es una suerte de analgésico natural. Las endorfinas son la breve euforia que enmascara el dolor físico. Las endorfinas son muy conocidas como la hormona de la felicidad, y la reconoces de inmediato cuando te enamoras (porque cambia tu estado interno casi mágicamente), cuando haces ejercicio (esa sensación al terminar donde te encuentras lleno de energía y entusiasmo); cuando estás excitado y expectante por algo que te entusiasma; y también cuando comes algo muy sabroso.

Para estimular mejor las endorfinas recomendamos:

-       Reír

-       no tomarse las cosas demasiado a pecho en las relaciones con otros

-       correr; cantar; bailar;

-       nuevamente, consumir chocolate

-       el movimiento físicoque te haga bien,

-       ver películas, series y leer libros que te inspiren y te ayuden a crecer como persona;

-      practica la  respiración consciente; meditación, el mindfulness y cualquier disciplina que te conecte con la felicidad interior.

 4- LA SEROTONINA: El químico del estado de ánimo.  Actúa directamente sobre las emociones y es responsable de la sensación de bienestar, calma, generando optimismo, buen humor y las habilidades sociales; en forma opuesta, inhibe el impulso agresivo, de violencia y de ira.

Como la serotonina fluye cuando te sientes importante, su falta o ausencia genera el sentimiento de soledad y de depresión

La serotonina regula y eleva el estado de ánimo, el hambre, la ganas de tener sexo y ayuda  al sueño. Este neurotransmisor se activa cuando estamos disfrutando de cualquier actividad; las emociones se transforman en positivas y te vuelves más sensitivo a lo que sucede alrededor. Esto se traduce en mayor sensibilidad, por ejemplo, para conectar con el momento y vivir en el presente.

Para generar más serotonina te aconsejamos:

-       exponerte a la luz del sol

-       recibir masajes

-       hacer ejercicio físico, pasear, montar bicicleta.

-       hacer algo por otros; practicar la bondad

-       recordar los buenos momentos

-       buscar un nuevo significado o sentido en las situaciones dolorosas, aprendiendo de ellas

-       practicar la gratitud varias veces al día;

-       dormir lo suficiente

-       hidratarte en cantidades abundantes (mínimo dos litros de agua por día).

 

Ps. Rocxana Croce P.


CÓMO REPERCUTEN LAS HERIDAS EMOCIONALES DE LA INFANCIA EN LA ADULTEZ

Ps. Rocxana Croce P. Las bases de nuestra personalidad se desarrollan en la infancia y la niñez. Por tanto, cualquier conducta o cualquier h...