domingo, 5 de febrero de 2012

Razón/Emoción

"El corazón tiene razones que la razón no entiende".
Pascal.

La razón y la emoción si funcionan solamente por separado pueden transformarse en procesos que perjudiquen nuestro futuro por decisiones poco acertadas.
Podemos tomar una decisión a pesar de su racionalidad,
como inadecuada, por ejem. matar en defensa propia.
Del mismo modo somos capaces de advertir decisiones inadecuadas por lo exagerado de las razones que las motivan, por ejem. no viajar por el miedo a volar.

En resumen, nos valemos de un equilibrio entre lo racional y lo emocional para decidir de manera adecuada, proceso que se ha ido conformando gracias a nuestra experiencia vital.

Esta intuición se ha generado a partir de situaciones similares acontecidas en el pasado y de su conexión, no siempre de manera consciente, con las consecuencias que nos dejaron y que ahora afloran para "advertirnos" del camino a seguir.

Disponemos de un mecanismo que nos "advertirá" de lo que es más adecuado para nosotros. Claro, no siempre es certera esta advertencia, e incluso hay trastornos psiquiátricos en los que se ha desvirtuado tal función hasta el punto de advertirnos de peligros inexistentes, como en fobias y ansiedad.
Por suerte junto a esta intuición siempre hay un proceso racional que nos permite sopesar los pros y los contras, y en esta dualidad es en la que nos movemos a diario, entre lo que dice el corazón y lo que dice la mente.
Y esto es lo que hace la vida interesante y lo que convierte al ser humano en dueño de su propio destino capaz de equivocarse y aun con todo, seguir adelante y mantener la esperanza.

No perdamos el equilibrio ^^

R.C.