lunes, 23 de septiembre de 2013

Los hábitos y el coaching



Los hábitos son conductas capaces de ser modificadas por lo mismo que han sido aprendidas.

A lo largo de la vida es posible tener una rutina bien estructurada, con hábitos saludables, haciendo las cosas que nos agradan, estando con las personas que estimamos, a las que queremos y respetamos, con quienes aprendemos; esto constituye una buena rutina.

Sin embargo a veces vivimos en una rutina que no nos produce satisfacciones, más bien si desazón, inercia y aburrimiento. 

A veces no salimos de un mismo circulo de actividades o de relaciones, estamos transitando por los mismos caminos, conocemos casi de memoria las mismas calles, intuimos las mismas conversaciones, soñamos casi lo mismo...

Y cuando preguntamos si estamos satisfechos con nuestras  vidas, es probable que luego de responder de manera conformista  "que  le vamos a hacer",  uno logre cuestionarse algunas interrogantes:

1- ¿Hasta cuándo quiero estar así?
2- ¿Qué factores me producen ese aburrimiento o disconformidad o pasividad?
3- ¿Qué voy a hacer a partir de éste reconocimiento
4- ¿Cuándo empezaré el cambio?
Frente a cada interrogante están las repuestas. 
¿Hasta cuándo quiero estar así? Generalmente uno responde que quisiera de inmediato, hay una necesidad de cambio.
¿Qué factores me producen ese aburrimiento, disconformidad?  analizar: ¿es tu trabajo? ¿tu pareja? ¿tu empresa? ¿tus amigos? ¿la falta de descanso o tiempo para ti? Encontrando las respuestas, hemos avanzado otro paso en el proceso de cambio.  
¿Qué voy a hacer? en éste punto analizaré cuáles son las habilidades con las que cuento, aquellas fortalezas o armas que poseo. Definiré qué y cómo lo voy a hacer  .
¿Cuándo empezaré el cambio? el cambio empieza ahora, en éste momento.

Por último es imprescindible trabajar sobre el hábito que nos acerca a lo que queremos en realidad, cotidianamente, en el día a día, paso a paso, sin prisa pero sin pausa, siguiendo adelante hasta lograrlo  :)



R.C.

Y es aquí donde nos damos cuenta que no todos nacimos para lo mismo

El talento no es un don celestial, sino el fruto del desarrollo sistemático de unas cualidades especiales. José María Rodero Es prob...