sábado, 29 de diciembre de 2018

LOS PUENTES EMOCIONALES


Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar. Bertrand Russell.





Puente Carlos III, Paucartambo, Cusco - Perú


Un puente es una conexión hacia un lugar que normalmente no se podría acceder porque nos costaría de esfuerzo llegar a ese punto. Pero más allá de lo físico y geográfico, podemos dar una interpretación a otros aspectos de la vida.

En éste caso nos referimos a los puentes que nos conectan con nuestras emociones, por ende con personas y situaciones.

Nuestra vida se compone de una serie de interacciones, de enlaces, de vínculos y necesitamos tomar decisiones en el camino. 

Elegimos muchas veces con el corazón y no tanto con la razón, por ello corremos riesgos, depositamos confianza en un vínculo (inversión emocional) y  puede ser que terminemos lastimados, defraudados,  cuando impera la deslealtad, el irrespeto, la agresión, el engaño,  y otras tantas conductas desfavorables que minan y juegan en contra de una relación.

Elegir un rumbo, elegir un puente que cruzar, es muchas veces apostar por la incertidumbre, por lo  desconocido, porque hay puentes que no necesariamente unen. Son riesgos que hay que asumir.

Pero se abre una posibilidad ante éste panorama de grises oscuros, y es que con la experiencia ganada y al paso del tiempo (siempre el tiempo es un gran aliado), podemos quemar aquellos puentes que no nos conectan ya en absoluto, que solo nos reportan dolor y una gran decepción.

 A cambio, se puede elegir construir un puente hacia la oportunidad y el perdón, hacia el reencuentro con uno mismo que favorezca  nuestra vida, que nos reporte sosiego, tranquilidad, y poder nuevamente restablecer la confianza en las personas, en las buenas y bien intencionadas personas y en uno mismo.

Y claro, volver a tener la libertad que nos da la experiencia, porque crecemos incluso con el error.

Ps. Rocxana Croce.



jueves, 6 de diciembre de 2018

ROSAS Y ESPINAS


"Nadie alcanza la meta con un solo intento,
ni perfecciona la vida
con una sola rectificación,
ni alcanza altura con un solo vuelo.

Nadie camina la vida sin haber
pisado en falso muchas veces.
Nadie recoge cosechas sin probar muchos sabores,
enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra.

Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones,
ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad,
ni llega al puerto sin remar muchas veces.

Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas,
ni recoge rosas sin sentir sus espinas.

Nadie hace obras
sin martillar sobre su edificio,
ni cultiva amistad sin renunciar a sí mismo.

Nadie llega a la otra orilla
sin haber ido haciendo puentes para pasar.

Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad.
Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces
que perseguía un imposible.

Nadie reconoce la oportunidad hasta que
ésta pasa por su lado y la deja ir.

Nadie debe vivir sin cambiar,
ver cosas nuevas,
experimentar otras sensaciones,
y tener la capacidad de corregir sus errores.

Nadie tiene el derecho de consumir
el amor o la amistad de las personas
si uno mismo no la produce.

Nadie puede intercambiar un apretón
de manos con el puño cerrado".

Nadie, Anónimo.

¿Tienes claros tus límites?

Mi libertad se termina donde empieza la de los demás. Jean Paul Sartre. Los límites se expresan en todos los sentidos, desde el t...