lunes, 13 de noviembre de 2017

LA CRIANZA ES COMPARTIDA


Vive de tal manera que, cuando tus hijos piensen en justiciacariño e integridad,piensen en ti". 
 Jackson Brown

En las últimas décadas observamos un cambio de dinámica con respecto a la de la familia tradicional, éstas se están redefiniendo.

Sin embargo, una ayuda o colaboración por parte del padre no significa que éste asuma tareas que siguen siendo esencialmente de las madres, incluso, esta situación entre ayudar y asumir responsabilidades, muchas veces lleva a la pareja a la confrontación.

Evidentemente que las mamás siguen estando a cargo de la tarea del hogar aunque trabajen fuera del hogar. El padre por lo general, llega a casa y descansa. Y luego, posiblemente ayuda. Y valgan verdades, la madre continúa sin parar de una tarea a otra.

Pero por qué sucede aún esto.
Para ello debemos de tomar en consideración varios aspectos.  Uno de ellos es el aspecto cultural e histórico que deviene de cómo vemos al padre en nuestra cultura y sociedad, qué se espera de él; otro es el aspecto de nuestras propias idealizaciones en relación a nuestras experiencias desde nuestra infancia y las que hayamos tenido con otras familias.
Un tercer aspecto tiene relación al vínculo que se entabló con el propio padre, todas nuestra vivencias con él. 
Por último, esta la relación con nuestra pareja respecto al papel de papá y mamá que asuman a partir de ser progenitores.

Se hace necesario que ambos padres tengan un adecuado nivel de comunicación, que colaboren y estén de acuerdo en compartir cuidados y responsabilidades. Ello brindará a los hijos la sensación de estar protegidos y seguros (bienestar emocional).

Incuso en familias con padres separados, será importante reacomodar la dinámica familiar (tiempo, espacios)  mantener la crianza equitativa, para que no se vea afectada o perderse, porque de ello dependerá la relación entre los padres e hijos.

Recordar
La crianza de un hijo tiene a dos responsables: papá y mamá.

Ps. Rocxana Croce P.

viernes, 3 de noviembre de 2017

La limpieza y nuestro entorno

"La limpieza es el acto de enfrentarse a sí mismo" 
Marie Kondo.


Ps. Rocxana Croce P.

Ayer en la consulta escuchaba a una madre de familia con hijos medianos quejarse de que no colaboraban con la limpieza, orden y brillo en casa.

Ella manifestaba  "Yo sería absolutamente felíz si mi casa estuviera siempre ordenada, que brillara, que no haya polvo y que todo huela a limpio".

Mientras me relataba la situación, sus ojos se tornaban brillantes, grandes....daba la impresión que para ella todo se resumía en un estado de absoluta pulcritud.

Pero lo que le pasa a mi paciente no es fortuito, explorando su historia personal caemos en la cuenta de que ella ha sido una exacta aprendiz de conductas similares de parte de su entorno familiar, directamente de ambos padres ( y ya sabemos que todo ejemplo arrastra, en lo adecuado y en lo contrario también).

Tal vez sin proponérselo, ella esta haciendo lo mismo con sus hijos, es decir ser extremadamente estricta con el orden y limpieza a costa de órdenes y directivas donde se están generando conflictos familiares de desobediencias, respuesta contestatarias de parte de los hijos e incluso marido. En ella se esta desencadenando conductas de ansiedad.

No estamos señalando que los hábitos por la limpieza y el orden sean malos; lo que queremos señalar es que todo exceso cae en el fracaso y más cuando se trata de formar hijos.

Como le decía a mi paciente, solo en un estado de inacción podría mantenerse todo perfecto.  Le pedí que por un momento visualice la sala de su hogar sin sus hijos, si eso la complacía o no. Ella reaccionó y dijo que no, sus ojos volvieron a brillar, se humedecieron. Ella misma generó su respuesta.

Es casi imposible mantener las cosas en un estado de inamovilidad simplemente porque ahí conviven seres humanos, niños, adolescentes que necesitan conocer y moverse en su mundo con libertad, porque es parte del crecimiento y desarrollo . Y esto no se contradice con el hecho de que ellos también sean responsables y colaboren con los quehaceres de la casa, porque finalmente son un equipo.

Evidentemente mi paciente no manejo una buena comunicación con sus hijos para hacerlos participes de la limpieza de una manera más motivadora y agradable, y no esperar por ejemplo, que un niño de ocho años limpie el baño exactamente igual que lo hace la madre.

Un poco de paciencia, expectativas realistas y felicitar los logros alcanzados por los hijos, harán que el aprendizaje sea más efectivo, sin verse afectadas las relaciones familiares.

martes, 31 de octubre de 2017

El arte de ignorar




"El arte de ser sabio, es el arte de saber qué pasar por alto"
William James

Se cuenta que en una ocasión, un hombre se acercó a Buda y, sin decir palabra, le escupió a la cara. Sus discípulos se enfurecieron.

 Ananda, el discípulo más cercano, le pidió a Buda:

– ¡Dame permiso para darle su merecido a este hombre!

Buda se limpió la cara con serenidad y le respondió a Ananda:

– No. Yo hablaré con él.

Y uniendo las palmas de sus manos en señal de reverencia, le dijo al hombre:

– Gracias. Con tu gesto me has permitido comprobar que la ira me ha abandonado. Te estoy tremendamente agradecido. Tu gesto también ha demostrado que a Ananda y a los otros discípulos todavía pueden invadirle la ira. ¡Muchas gracias! ¡Te estamos muy agradecidos! 

Obviamente, el hombre no daba crédito a lo que escuchaba, se sintió conmocionado y apenado.

Hay situaciones en torno a las relaciones interpersonales que nos generan alegrías y satisfacciones; otras en cambio son fuente de incomodidades, fastidios, sinsabores.

Por salud mental es necesario aprender a identificarlas y evitar los vínculos que nos obstaculizan y nos afectan en nuestro bienestar y equilibrio.

Esto implica un ejercicio personal de control de emociones e impulsos, evitar reaccionar en automático.

Incluso la práctica del no juzgar permitirá que no veamos las cosas solo desde nuestra óptica, esto conlleva no poner expectativas para no sentirnos defraudados.

Simplemente conservar la distancia necesaria para no cargar con emociones negativas (a veces menos es más).

Poco a poco aumentará la confianza personal y autoestima, uno sentirá que va tomando el control de las situaciones, lo que implica  experimentar una libertad inherente a la misma.

Diseño: Fito Espinoza.

lunes, 9 de octubre de 2017

NIÑEZ Y CONCIENCIA


Si llevas la infancia contigo, nunca envejecerás. Tom Stoppard


Los niños son nuestros grandes maestros de felicidad perfecta y amor incondicional. 


Ellos están empezando a descubrir el mundo, a descubrir la libertad, lo que conlleva además, la libertad de arraigarse, de descubrir, de incluso exponerse y equivocarse, pero también de superarse.

La niñez implica el desarrollo tanto cognitivo, como social,  emocional, físico; una retroalimentación constante.


Es en la infancia cuando se producen momentos irrepetibles que quedan marcados en nuestro recuerdo y que muchas veces influencia nuestro destino.

Porque somos todo lo bueno y lo malo que vivimos alguna vez, la sumatoria de experiencias que nos marcaron. 

Precisamente son esos años de inocencia los que nos dejan enseñanzas de una riqueza infinita.

En la niñez todo eso es posible y real, porque en ese mundo de ilusión vive la magia que traemos desde niños ... la que nunca debemos dejar escapar.


Ps. Rocxana Croce P.





viernes, 29 de septiembre de 2017

Armonía interior


La vida es un constante ensayo y error, incluso cuando creemos que sabemos mucho de todo o casi todo, sucede que podemos equivocarnos y sentirnos fatal.

Pero si nos abrimos más a lo que la vida nos ofrece, encontraremos muchas posibilidades para estar bien con uno mismo e incluso ser felices,  basta estar con los sentidos afinados,  en modo de apertura al universo.

Hacer un repaso de las cosas más sencillas como por ejemplo al levantarnos y abrir la ventana, podemos cerrar los ojos y sentir el aire frío oliendo a amanecer que nos despierta y nos recuerda que hoy es un nuevo día con muchas oportunidades.

Porque no es necesario poseer muchas cosas para ser felices, o hacer cosas exageradas o extraordinarias; basta incluso con devolver una sonrisa a quien nos la brinda, o tener un gesto amable con la vecina o con el vendedor del periódico que gentilmente nos alcanza el diario, escuchar una melodía que nos guste, disfrutar del mar, reír, disfrutar de un té, etc.

Indudablemente que recibimos aquello que ofrecemos y sintonizamos con el universo cuando fluimos libremente, sin ataduras o poses, sin rencores o sentimientos negativos que solo entorpecen nuestro paso por la vida.

Busquemos aquello que realmente nos genera bienestar, en nosotros esta la capacidad de elegir tanto  las actividades que nos reportan cosas positivas y sobre todo, rodeándonos de las personas que nos brindan esa sensación saludable de estar bien.

Cultivar pensamientos serenos, ordenados, tener entusiasmo por la vida es la mejor actitud que podemos permitirnos para encontrar las cosas que nos hacen felices.

Ps. Rocxana Croce P.

viernes, 8 de septiembre de 2017

RINOSPLASTIA Y ASPECTOS PSICOLÓGICOS



El cuerpo humano no es más que apariencia, y esconde nuestra realidad. La realidad es el alma.
Victor Hugo.
Diversas son las motivaciones para decidirse por una intervención estética. Posibles accidentes o dificultades de respiración que dificultan el bienestar de la persona. También por problemas emocionales respecto a pacientes que viven acomplejados con su nariz ya sea por ser muy grande o aguileña.

Se sugiere que antes de tomar la decisión de una operación, pasar por un examen o consulta psicológica donde se exponga las motivaciones, deseos, y expectativas que se tengan al respecto. La estabilidad o equilibrio psicológico es un factor gravitante a considerar desde un inicio del proceso.

Si bien la cirugía es una posibilidad para encontrar un cambio frente a un descontento o incomodidad, es pertinente informarse bien sobre el tema. 

Analizar por un lado si esto es movido por un deseo personal de mejorar físicamente o mas bien es por lo que los demás piensen de uno, dándole demasiada importancia a la opinión ajena. 

Es aconsejable además, conversar con personas que pasaron por este procedimiento y escuchar sus experiencias.

Del mismo modo recabar necesaria información en relación al médico especialista, el lugar donde se realizara la operación, los efectos posteriores a la intervención, el nivel de ansiedad posible que pueda generarse. 

Hacer un ejercicio de visualizacion que nos facilite encarar el tema psicológico.

La baja autoestima puede ser una causa para someterse a una operación de estética.  La idea de que no somos aceptados por nuestro aspecto físico, de no sentirnos estimados puede llevarnos a tener la idea fija y terminar en un quirófano.

Las criticas de terceros dijimos también, constituye un factor que puede empujar a una persona a tomar la decisión de operarse.  En este punto, si la persona no aprende a defenderse de las criticas u opiniones, se volverá vulnerable  e indefenso frente a los demás.

Si no se hace un análisis real de aquello que otras personas nos dicen, podemos caer en el juego de dejarnos llevar por nuestras inseguridades y querer "resolverlos" cambiando nuestra imagen.

Si bien la opinión de los demás puede ser importante hasta cierto punto, lo que cuenta es lo que pensamos de nosotros mismos.

Además consideremos nuestras expectativas respecto a la operación, porque si pensamos que con ella se resolverá por ejemplo la timidez, o los problemas de pareja o el rechazo; esta no es garantía de solución.
Mas bien sugerimos recurrir a un psicólogo que ayude a ir desarrollando y superando estos aspectos.

Se detectan a veces conductas obsesivas de perfección, donde no se tolera un defecto ante la belleza física y justamente se recurre a operaciones para arreglar aquello que nos produce inconformidad

Pero esto no garantiza el éxito y es posible que la frustración luego de la operación se apodere de la persona. 

Esto puede llevar a estados de obsesión en algunas personas donde no hay un limite y sí mas bien, una especie de adicción a la operaciones. 

Generalmente el transfondo es psicológico.

Todas estos problemas de falta de seguridad, de sentimientos de rechazo, búsqueda de aceptación, deben ser antes abordados por los especialistas, conjuntamente con un trabajo de profunda reflexión personal.

Ps. Rocxana Croce P.

miércoles, 16 de agosto de 2017

¿Por qué me quitas a mi papá, por qué me separas de él?


"Si la madre permite el acceso al padre, los hijo/as tendrán éxito. Mamá es la vida, papá es el mundo". Berth Hellinger

 FACILITANDO LOS VÍNCULOS PARENTALES
¿Por qué me quitas a mi papa, por qué me separas de él? es un reclamo que una niña le hizo a su madre frente a la ausencia del padre a causa de una reciente separación.

Observamos y palpamos en consulta como la madre queda con muchos sentimientos contrarios de cólera, enojo, frustración ante una separación.  Entonces el hijo o hija crece y por fidelidad a la madre se queda con ella, sin embargo es innegable que también necesita de su padre, esa otra mitad, ese referente importante en su vida.

La madre precisa hacer una reflexión y aceptar que si bien el padre ya no esta con ellos físicamente, entregó parte suya, dio algo de si que es el hijo, porque sin el padre no sería posible haberle dado la vida al hijo.

Si una relación se termina, ya no es pareja, pero si hay de por medio hijos  seguirá siendo el padre o la madre de los hijos, vinculo que hay que reconocer, conservar en lo posible ya que esta de por medio la salud mental de un menor.

La madre tiene que separar su rabia, su indignación y demás sentimientos contrarios para dejar libre el camino de ese vinculo de relación filial que se debe respetar y al cual todo hijo tiene derecho de disfrutar de la presencia de ambos progenitores.

Solo así en el futuro, es posible que la madre reciba el respeto de su hijo porque le estará enseñando que el amor significa también aceptación y comprensión.

 Ps. Rocxana Croce P.