viernes, 29 de septiembre de 2017

Armonía interior


La vida es un constante ensayo y error, incluso cuando creemos que sabemos mucho de todo o casi todo, sucede que podemos equivocarnos y sentirnos fatal.

Pero si nos abrimos más a lo que la vida nos ofrece, encontraremos muchas posibilidades para estar bien con uno mismo e incluso ser felices,  basta estar con los sentidos afinados,  en modo de apertura al universo.

Hacer un repaso de las cosas más sencillas como por ejemplo al levantarnos y abrir la ventana, podemos cerrar los ojos y sentir el aire frío oliendo a amanecer que nos despierta y nos recuerda que hoy es un nuevo día con muchas oportunidades.

Porque no es necesario poseer muchas cosas para ser felices, o hacer cosas exageradas o extraordinarias; basta incluso con devolver una sonrisa a quien nos la brinda, o tener un gesto amable con la vecina o con el vendedor del periódico que gentilmente nos alcanza el diario, escuchar una melodía que nos guste, disfrutar del mar, reír, disfrutar de un té, etc.

Indudablemente que recibimos aquello que ofrecemos y sintonizamos con el universo cuando fluimos libremente, sin ataduras o poses, sin rencores o sentimientos negativos que solo entorpecen nuestro paso por la vida.

Busquemos aquello que realmente nos genera bienestar, en nosotros esta la capacidad de elegir tanto  las actividades que nos reportan cosas positivas y sobre todo, rodeándonos de las personas que nos brindan esa sensación saludable de estar bien.

Cultivar pensamientos serenos, ordenados, tener entusiasmo por la vida es la mejor actitud que podemos permitirnos para encontrar las cosas que nos hacen felices.

Ps. Rocxana Croce P.