viernes, 13 de marzo de 2015

Sintonía Emocional

“las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista” Mahatma Gandhi



Mantener la unidad afectiva y emocional  implica la dinámica y sincronización en las relaciones a través de la importancia de captar los estados de ánimo.

La carencia de sintonía emocional en tempranas edades trae consecuencias negativas, al desarrollarse una torpe empatía.

Fundamentalmente se trata de desarrollar y transmitir COMPRENSIÓN, un feedback donde transmitamos a la otra persona que la hemos entendido en su sentir y en su pensar. Y para ello tendremos que liberarnos de prejuicios de modo que empaticemos con alguien sin estar necesariamente de acuerdo con él o ella.  

Al respecto Carl Rogers señalaba "pienso que una de mis mejores maneras de aprender -pero también una de las más difíciles- consiste en abandonar mis propias actitudes de defensa, al menos temporalmente, y tratar de comprender lo que la experiencia de la otra persona significa para ella.

Para sintonizar emocionalmente, se pueden planificar acciones que refuercen las relaciones, como una energía que va uniendo. 
Cada día hay pequeñas o grandes oportunidades para sintonizar con las personas, por ejemplo planificar accciones simples  de la vida como salir a tomar un café, o caminar por la playa;  también ayuda planear alguna actividad que beneficie a toda la familia, por ejemplo decorar un ambiente de la casa o, quizás preparar el fin de semana una cena o un postre donde todos intervengan; incluso el juego une bastante (rompecabezas, charada, "Jenga", etc.) y de paso se recupera la alegría  porque es una energía que revitaliza y saca nuestro niño interior. 

También una adecuada relación terapéutica puede proporcionar o restablecer una experiencia de sintonía satisfactoria, por ejemplo a través de la técnica del espejo donde el terapeuta devuelve al cliente un reflejo que le permita alcanzar una comprensión de su propio estado interno.

Finalmente, revicemos nuestra forma de relacionarnos, sintonicemos adecuadamente y actuemos con sincero interés, poniendo atención (sintonía activa), porque lo que funciona con una persona, no necesariamente funciona con otra.

Ps. Rocxana Croce.