miércoles, 4 de mayo de 2011

Juzgar


"¡Pero no hay a quién juzgar! —exclamó el principito.—Te juzgarás a ti mismo —le respondió el Rey—. Es lo más difícil. Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio."

Antoine de Saint-Exupéry, El principito, 1943                 

LA FUERZA DE UN CUMPLIDO

"A menudo subestimamos el poder de una caricia, una sonrisa, una palabra amable, un oído atento, un cumplido honesto o el acto m...