viernes, 29 de diciembre de 2017

Curar heridas emocionales



 El hombre es hijo de su pasado mas no su esclavo, y es padre de su porvenir. Viktor Frankl  

Ps. Rocxana Croce P.

Cuando cuidas tu salud mental, estás cuidando la salud mental de tus hijos, de tu pareja y de tu entorno. Vivimos en un circulo interconectados y cuando se instalan y desarrollan las heridas emocionales, se precisa detener el círculo defectuoso del rencor, porque es probable que el presente se vea afectado y no se pueda vivir plenamente.
Situaciones que devienen de la infancia como padres poco afectuosos, o tal vez vivir una adolescencia complicada, o el fin de una relación amorosa que fracasó y "marco", etc. El rechazo de un miembro de la familia, su exclusión o separación, producen dentro suyo una semilla de poca valoración personal, de autorechazo que definitivamente le producirá sufrimiento y lo más probable es que busque fuera el reconocimiento, la valoración de otras personas y así poder calmar esta situación de vivir con una baja autoestima.
Resolver ésto implica dar una mirada al pasado, enfrentar incluso aquello que queremos olvidar y que pueda ocasionarnos dolor; de pronto es hacer las paces con las personas que generaron estas heridas personales, que dañaron parte de nuestras emociones a través de un trato posiblemente injusto.
Generar esa nueva mirada al pasado y detenerse en ese punto de quiebre donde se propino el daño implica ser fuertes, valientes y tener la convicción que parte de la curación es dar la cara, hacer las paces con nosotros mismos y si es posible con aquellos que nos hicieron daño; perdonar aún no se nos lo pida, o no se nos comprenda, para curar las heridas del pasado, para poder vivir con libertad, para abandonar resentimientos, emociones y sentimientos negativos que son una carga que desgasta no solo física sino emocionalmente.
Esto es parte de la cura y del bienestar que debemos procurarnos si es que nos amamos, valoramos y respetamos a nosotros mismos.
A veces emprender éste camino no es fácil y necesitamos ayuda; entonces búscala, no lo dudes, encuentra personas bien intencionadas y preparadas que te puedan acompañar en este proceso y vive tu presente como un regalo que la vida te ofrece. Te sentirás mejor!




 

LA FUERZA DE UN CUMPLIDO

"A menudo subestimamos el poder de una caricia, una sonrisa, una palabra amable, un oído atento, un cumplido honesto o el acto m...