domingo, 12 de enero de 2014

Cuatro toques Zen


INCIENSO
El encender un incienso

marca el tiempo de su meditación
o de cualquier actividad y purifica el ambiente.
Además de eso, el humo esparce bienestar a todos los seres
y eleva nuestro espíritu





AL HABLAR
Use palabras de cariño y respeto
pues usted está delante de otro ser humano
sea quien fuera 




MIRAR AL CIELO
Acuérdese de mirar hacia el cielo
Eso expande los límites de la mente
y nos recuerda 
que somos una pequeña parte del Universo
que está siempre en movimiento





EN LA MAÑANA
Comience el día sentándose con la columna erecta 
perciba su respiración, los latidos de su corazón
sus tensiones, sus pensamientos
Quédese así por algunos minutos, 
después respire hondo y salga al mundo 
dispuesto a aceptar el día como venga,
como si fuese el primero de su vida