miércoles, 2 de enero de 2013

AGENDAR NUESTROS OBJETIVOS

 
Las metas y proyectos, que sembrarán nuestra agenda
 
El verbo agendar, por ser un neologismo, es decir, un vocablo de reciente creación, ausente en el Diccionario de la Real Academia DRAE, pero presente en la vida y ya está recogido en el Diccionario de americanismos 2010, con las siguientes acepciones:
 
'anotar alguien en una agenda datos o informaciones', 'programar alguien en un dato o cuaderno las actividades pendientes, para no olvidarlas', 'programar alguien una relación de los temas que han de tratarse en una junta, o de las actividades sucesivas que han de ejecutarse', 'tener previsto algo una persona' y 'considerar un tema problemático para su solución ulterior'.
Basándose en el criterio de adecuación, puede utilizarse dentro de las zonas donde el verbo es común, fuera de ellas, es posible que sea rechazado o que no se entienda, por lo que se aconseja optar por una variante conveniente: «anotar en una agenda», «registrar», «fijar», «establecer», «programar».

Así que no teman usar las inflexiones que necesiten, agendó, agendamos, agendaba, agendaría, si agendáramos.
 
Esto sirve para aclarar los términos y empezar este nuevo año con el propósito de agendar nuestras metas. Sirve plantearse OBJETIVOS que se desean alcanzar durante el año y escribirlos a manera de recordatorios para ir verificando su progreso y analizar hasta donde hemos llegado.
Aunque no siempre resulten concretarse algunos de ellos, la idea es que nos valoricemos, nos demos la importancia que consideremos merecer y para ello necesitamos darnos un tiempo para nosotros mismos, agendar nuestras necesidades, nuestros deseos y aspiraciones.
 
Sugerencias:
 
*Escoge una meta realista o sólo un objetivo pero que sea importante
*Escribe tu meta
*Investiga del tema
*Divide tu meta, fraccionala si no es tan sencilla
*Evita distracciones
*Haz que suceda
*Aprovecha al máximo todas las oportunidades que tengas
*Piensa positivo
*Date recompensas a medida que avances
 
 
 
R.C.