lunes, 29 de octubre de 2012

La hora del juego diagnóstico



 
 
 
La representación simbólica (juego) conecta con la fantasía y el lenguaje con la realidad. El juego es un medio para evitar la angustia ligada a la palabra y posibilitar la interpretación, cuyo fin es el acceso a la palabra
.
 
La hora de juego diagnostico con niños menores de 12 años, es un recurso que los psicólogos utilizamos dentro del proceso de psicodiagnóstico con el fin de conocer la realidad del niño que traen a consulta.

Vale la pena aclarar la diferencia básica entre la hora de juego diagnostico y la hora de juego terapéutica (que ya tocamos anteriormente).

La hora de juego diagnóstico es un proceso con inicio, desarrollo y fin. Es una unidad en sí misma y se la debe de interpretar así.

La Terapia de Juego es una secuencia más amplia en la que van presentándose aspectos nuevos, dinámicos y en algunos casos modificaciones por la intervención activa del terapeuta.

Características hora de juego diagnostica:

* Va precedida de las entrevistas realizadas a los padres ( Se elabora una consigna que luego será dada al niño.

* Es una experiencia nueva, tanto para el evaluador como para el entrevistado.
* Implica el establecimiento de un vinculo especial breve cuyo objetivo es el conocimiento y la comprensión del niño.

* Parte del proceso terapéutico delicado, donde hay expectativas por ambos lados y a partir del cual se determinará la relación terapéutica que condicionará la intervención posterior.

* El niño tiene la posibilidad de jugar en un contexto particular, estructurado en función de las variables internas de su personalidad.

* En el juego el niño presenta fantasías mediatizadas a través de la verbalizaciones. El juguete ofrecido expresa lo que el niño esta viviendo en ese momento.


* Generalmente dura entre dos a tres sesiones.
 
* La hora de juego diagnóstico es un espacio para fijarnos en diferentes aspectos de la realidad conductual, emocional, relacional, evolutiva e imaginativa del niño.

* Es necesario permitirle al niño se comunique a su manera, desde su mundo con los materiales que le den la posibilidad de acceder a su realidad.

El mundo de los niños, sobre todo en su dimensión emocional, es muy cambiante, por eso es necesario tener diferentes recursos para acompañarles a lo largo de cada una de las sesiones terapéuticas.


R.C.