sábado, 7 de abril de 2012

El perdón que libera



"El perdón es el perfume de las violetas en el taco de quien acaba de pisarlas" Mark Twain.

Martina Casullo, investigadora del Conicet, en 2006, condujo una encuesta realizada a 1715 personas de la Capital y el Gran Buenos Aires, sobre la importancia de perdonar y las razones para hacerlo.
Se encontró que gran parte de la población considera que perdonar es importante y que las mujeres perdonan más que los varones (95%, frente al 88% de los hombres). Ellas perdonan para, eventualmente, ser perdonadas, y consideran el perdón como un indicador de inteligencia. Los hombres suelen perdonar para olvidar y seguir adelante.

En el contexto de pedir perdón/perdonar siempre hay una víctima y un victimario o transgresor. Uno se sentirá herido, perjudicado, dañado por otro y es indiscutible que existen situaciones donde es dificil perdonar, donde las posibilidades de ese acto están envueltas en tantas emociones, afectos, recuerdos y sentimientos que transitan por el corazón y en la mente al mismo tiempo.
Perdonar un acto de asesinato de un ser querido o a un violador, no se puede comparar, por ejemplo, con el perdón de alguien que nos haya mentido, robado o engañado.

En los reiterados escritos de la doctora Casullo se hace alusión a que "quien perdona se libera de un vínculo de apego negativo con aquella experiencia traumática". La persona logra neutralizar o darle un significado positivo a lo que pudo haberlo dañado.

Desde el punto de vista psicológico, hay tres caminos de manejar el odio, el resentimiento y la bronca: negarlo, vivir enojados, perdonar
El perdón es una decisión, una actitud, un proceso interno que requiere compromiso y reconocimiento de lo que paso.
Podríamos entenderlo incluso, como oportunidad para crecer y comprender que nadie es infalible y es el medio para reparar lo que está roto.

No es saludable que la ira, el rencor dominen nuestros pènsamientos; si algo se puede recomponer, enmendar, e incluso si no hay nada ya que hacer en alguna circunstancia, el perdón nos humaniza ante los ojos de la otra persona y de nosotros mismos.


  • Perdonar ayuda a aligerar una pesda mochila en el alma
  • Nos permite dejar el pasado (antes) y luego vivir libres (después)
  • El perdón no implica necesariamente el olvido
  • Ayuda a conocer más a las personas y conocernos nosotros mismos
  • Nos restaura el sueño
  • Mejora la salud física y mental
  • Es una oportunidad

R.C.