sábado, 9 de junio de 2012

El amor ♥ es química y algo más

"Hay dos cosas que el hombre no puede ocultar: que está borracho y que está enamorado" Antífanes -388- 311 a.

Estudios recientes señalan que los síntomas del amor son el producto de una serie de cambios bioquímicos que se producen en el organismo de los seres humanos. Es decir, sentirse enamorado, sería el resultado de un conjunto de reacciones bioquímicas.

De esta manera suceden dentro de nuestro organismo descargas neuronales (electricidad) y hormonales (sustancias químicas: dopamina y norepinefrina y bajos niveles de serotonina) además de ácidos, gases y olores.

Todo ellos se mezclan creando una revolución interna que convierte lo racional en irracional, la prudencia en torpeza y la serenidad en nerviosismo. Estas reacciones explican buena parte de los signos del enamoramiento.


Algunas de las sustacias responsables del amor: la dopamina, la feniletilamina y la oxitocina.

Todos estos productos químicos son relativamente comunes en el cuerpo humano, sin embargo, entran en acción en forma conjunta en las etapas de conquista.

Helen Fisher, antropóloga de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, se basa en sus experimentos de imagen cerebral (resonancia magnética funcional) y en el resto de la evidencia disponible para defender una definición tripartita del amor.

1- el impulso sexual indiscriminado, una fuerza autónoma que desata la búsqueda de pareja en cualquier acepción del término

2- la atracción sexual selectiva

3- el cariño, el lazo afectivo de larga duración que sostiene a las parejas más allá de la pasión.

Al principio, los altos niveles de dopamina y norepinefrina en combinación con bajos niveles de serotonina, tendrían por efecto la sensación de "perder la cabeza por alguien", es decir, ser poseídos por una fuerte atracción e involucramiento emocional con otro, y la testosterona haría lo suyo con el deseo sexual.

En tanto, en una segunda etapa, un tanto más calmada, entrarían en acción mayores niveles de oxitocina y vasopresina.

El cerebro de una persona enamorada contiene grandes cantidades de feniletilamina, siendo la responsable de las sensaciones y modificaciones fisiológicas que experimentamos todos cuando nos enamoramos.
Al inundarse el cerebro de feniletilamina, este responde mediante la secreción de dopamina (neurotransmisor responsable de los mecanismos de refuerzo del cerebro, de la capacidad de desear algo y de repetir un comportamiento que proporciona placer), de norepinefrina, y de oxitocina (que además de estimular las contracciones uterinas para el parto y producir la leche materna, parece ser un mensajero químico del deseo sexual), y el comienzo de la acción de los neurotransmisores que dan lugar a los arrebatos sentimentales.

El amor, es mucho más que sólo romanticismo ♥


R.C.